sábado, 20 de julio de 2013

Día tras día.

Llegará el día en el que deje de ser tan tonta, el mismo día en el que abra los ojos y me de cuenta de lo idiota que he sido por esperarte, de todo el tiempo que he perdido comiéndome la cabeza por alguien que no se la come por mí. ¿Crees que mis te quiero van en broma? Tío que mientras yo me mato por un hola tuyo, tú los regalas a diestro y siniestro. Quererme es una realidad que no quieres admitir y una oportunidad que vas a desaprovechar. ¿Yo pierdo? Sin más y, ¿tú? Tiene que ser duro perder algo que tenías delante de tus ojos y no supiste apreciar. Créeme, los detalles marcan la diferencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario