jueves, 25 de julio de 2013

¿Mi sonrisa? Ni tú ni nadie.

Eh tú, capullo de turno, lo siento esta vez te tocó ser el cabrón. Nada decirte que esa tía a la que llamas 'amiga' daría todo por ti, sí, para ella tienes más valor que su puta vida. Mide tus palabras, ¿sabes? Tarde o temprano acaban haciendo daño. ¿Qué pasa? ¿No te enseñaron a diferenciar los juegos de las realidades? Quizás debas empezar por ahí. A ti te divierte decirle que la quieres y que es la mejor pero ella está rota, ¿entiendes? Se está ahogando de tanto pensar, ¡no la dejas vivir! Así como no te vayas pero tampoco te quedes, ¡qué genialidad eh chico!  El máster en mentiras te regalaría. ¿El destino no? Claro es que no es culpa tuya que la chica se ilusione por tus tontas palabras, ahora es que nos lo imaginamos todo y sacamos las cosas de contexto. Ay,  perdona, no quería decir que todos los tíos sois iguales, vaya a ser que te ofendas, que de amigo genial eh, muchas palabras de ayuda y luego, ¿dónde estabas cuando se estaba hundiendo por ti? Menos decir que la quieres y más demostrar que lo haces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario